jueves, 3 de enero de 2019

Reseña 73 🎄 | RETRATO DE UN ASESINO. CRIMEN EN NAVIDAD de Anne Meredith

El primer libro que voy a reseñar este año es, no por casualidad, un Crimen en Navidad. Llevaba desde noviembre con ganas de leer este libro pero preferí reservarlo para estas fechas, porque supuse que lo disfrutaría más. Creo que, si lo hubiera leído en otra fecha, me hubiera gustado tanto como me gustó cuando lo acabé, el penúltimo día del año. Vamos con la reseña. 



Autora: Anne Meredith
Colección: Rara avis
Traducción: Daniel de la Rubia 
Encuadernación: Rústica
ISBN: 97884-90655009 
Páginas: 344
Precio: 19,50€



«Adrian Gray nació en mayo de 1862 y murió violentamente a manos de uno de sus propios hijos el día de Navidad de 1931. El crimen fue espontáneo e impremeditado, y el asesino se quedó mirando primero el arma dejada en la mesa, luego el cadáver, a la sombra de las cortinas de tapiz, aún sin miedo, sino incrédulo y sin palabras»: así comienza Retrato de un asesino (1934), una de las primeras muestras de novela policíaca «invertida», donde la identidad del asesino es conocida desde la primera página y el suspense se elabora a partir de sus coartadas y de la incógnita de si será descubierto o conseguirá escapar. Al mismo tiempo, la novela pertenece a la noble tradición inglesa de los crímenes en Navidad, punto de partida, por lo general, para un siniestro retrato de familia. Anne Meredith no desaprovecha ninguno de estos elementos y se adentra en la psicología criminal creando un gran personaje de asesino artista que entronca con otra conocida tradición británica, el esteticismo decadentista.



Uno de los principales puntos fuertes de esta editorial es precisamente lo bien cuidada que está la estética de cada uno de sus libros. Como en muchos casos (y este uno de ellos) son reediciones de libros de hace bastantes años, que traen a la actualidad pero sin perder esa esencia que tuvieron en su época. En este caso, el juego de colores (blanco y rojo, colores navideños, con sombras negras) me parece muy acertado para las fechas en las que se ambienta la historia. Como dato curioso (estas cosas a mi siempre me llaman mucho la atención) la imagen de la portada es de un anuncio de coches de la época. El libro está impreso en encuadernación rústica y los capítulos están englobados en varios apartados más globales.

Nunca había leído nada de esta autora, Anne Meredith, pero actualmente creo que su libro es una de las mejores novelas policíacas (género que no suele ser de mis favoritos) que he leído en los últimos años. Me fascinó cómo jugaba con los tiempos de la narración, esos saltos tanto de escenarios, como de narrador, y sobre todo de momento en la historia. Tiene una pluma, aún con todo, sencilla, fácil de seguir, y sobretodo es capaz de engancharte a la historia pese a estos saltos que comento. Especialmente, me gustó muchísimo la manera en la que consigue que te metas en la piel del asesino, cómo hace que comprendas sus sentimientos y te mimetices con sus manías, con sus momentos de miedo y de euforia (si, euforia), con su forma de ver el crimen que acaba de cometer.
Quizá la única parte que no me gustó fue el principio, en el que se centra en describir a cada uno de los personajes y su entorno antes del desarrollo de la trama propiamente; esto en mi opinión, aunque era necesario para el desarrollo de la historia, llegó a aburrirme.

Sin duda otro de los puntos fuertes de la novela. Como la propia sinopsis del libro dice, esta historia se resume en una reunión familiar en época navideña en la que el patriarca de la familia aparece asesinado el propio día de Navidad.
Lo primero que llama la atención al lector cuando empieza este libro es que, una vez que la autora presentó a los personajes, ya pasa a explicar el epicentro de la trama: quién es el asesino/a y cómo lleva a cabo su crimen. A partir de aquí, narra el desarrollo y desenlace de esta trama, tanto desde la perspectiva del asesino como de otros personajes.
Es una historia que, a simple vista, podría parecernos manida, ya que los asesinatos entre familias son un recurso bastante común en este tipo de novela. Pero, como digo, lo llamativo de esta novela no es tanto la trama en sí, sino su manera tan innovadora (para la época) de contarla. Como decía, no soy especialmente fanática de la novela policíaca, pero la manera de narrar esta historia consiguió que me enganchase de principio a fin. 

El último, pero no por ello el menos importante, atractivo de la novela: los personajes. Desde el principio te das cuenta de que cada uno de ellos (por cuestiones diferentes) tienen una moralidad cuestionable y que, llegado el momento y en una situación complicada, todos podrían ser el asesino. Esta sensación aumenta a lo largo de la trama, porque pese a que sabes quién es el culpable, ninguno de ellos son inocentes

Dios sabe que los muertos caen pronto en el olvido [...] Pero lo único que les importa a estas personas son sus perspectivas de futuro.

Es una reflexión que me parece muy curiosa e interesante la de que sólo uno de los personajes es quien "empuña el arma", pero todos en su medida, son culpables, sino del crimen de asesinato, de otros muchos. Aunque sólo uno de ellos asesina a su padre, todos de alguna manera lo maltratan y son partícipes de su malestar. Aunque el difunto no es un santo: es otro personaje que no despierta aprecio ninguno en el lector. La única frase o reflexión que me gustó fue:

Has de aferrarte con uñas y dientes a lo que te propones tener. Si lo dejas escapar, es porque alguna otra cosa era más importante para tu corazón.

El personaje protagonista fue, para mi gusto, el más despreciable pero a su vez más interesante de todos los personajes. Es alguien que, a lo largo de la historia, nos sorprende cada vez un poco más el extremo al que lleva su frialdad, la capacidad que tiene para calcular todos los posibles problemas y salir victorioso/a de ellos. Incluso feliz: de inmediato se animó, la esperanza iluminó sus ojos


Y lo más extraordinario de todo es que fue como [...] si se me hubiera caído la jarra de la leche o uno de los platos sucios.



En conclusión, una novela recomendable, tanto para los amantes de la novela policíaca (algunos puede que incluso ya conozcan a la autora) como para aquellos que quieran leer una buena (y en cierta manera innovadora) historia sobre resolver un asesinato. Como ya comenté, la única pega que le podía poner es que la primera parte de la novela es una descripción de cada uno de los personajes, lo cual está bien para centrarte a lo largo del resto de la historia pero que se hace un poco cansino. Por el resto, creo que es una edición muy bien cuidada, una autora destacable por su pluma sencilla pero adictiva, y una trama innovadora, bien elaborada y con un trasfondo de crítica social muy interesante. Una buena forma de empezar el año (lector).





4 comentarios:

  1. Hola tiene varias cosas que me gusta de un libro pero me propuse no comprar libros hasta reducir mi lista de pendiente así que por el momento lo dejare pasar pero no la descarto para un futuro. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! una buena táctica para leer los libros pendientes, espero que puedas avanzar en tu lista. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Parece bastante interesante. La novela policíaca no es precisamente mi favorita, pero si tampoco es tu estilo y te gustó tanto tiene que ser bastante bueno.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

¡Hola todxs! Muchas gracias por comentar. Valoro mucho vuestras opiniones y espero que hayáis disfrutado del post.

📣📣 En caso de que vengáis de la Iniciativa Seamos Seguidores, a vuestra derecha encontraréis un post específico, os agradecería que comentaseis ahí.


Aquí una lista de los colaboradores de este blog, a los que, una vez más, agradezco los ejemplares que me han facilitado y/o me facilitan actualmente.

VISITAS POR PAÍS


POST MÁS LEÍDOS DEL MES

Formo parte de la iniciativa

Mi elfo